Palabras del Presidente

 

ACTO EN CONMEMORACIÓN  XXXVI ANIVERSARIO DE LA CONSTITUCION ESPAÑOLA  HOMENAJE A LA UNIVERSIDAD DE GRANADA  PALABRAS DEL PRESIDENTE DEL CLUB DE LA CONSTITUCION

Sra. Rectora Magnífica de la Universidad de Granada.

Excmas e Ilustrísimas Autoridades Civiles y Militares.

Queridos Decanos.

Queridos Profesores y Estudiantes.

Estimados compañeros del Club de la Constitución

Señoras y Señores

Quiero antes de iniciar la lectura de estas letras, rendir homenaje a dos hombres que nos han dejado en estos últimos días. Me refiero a los catedráticos de nuestra Universidad, D. Fermín Camacho Evangelista y D. Juan Antonio Rivas García. Ambos muy conocidos, ambos grandes universitarios y ambos protagonistas en una época en la que como la gran mayoría del pueblo español supieron ejercer su responsabilidad y colaborar, para establecer una España y también una Universidad democrática y libre.

Pero el fallecimiento del Prof. Rivas ha sido para este foro una pérdida sentida. Si bien dejó de acudir en los últimos años, fue en el inicio de la andadura del Club de la Constitución uno de sus tertulianos y conferenciantes más activo, crítico y audaz en sus opiniones, como lo fue su vida.

Nuestro más sentido recuerdo y agradecimiento  para ambos, por su sapiencia y por su cátedra, de la que se han beneficiado muchos estudiantes de muchas promociones de la Universidad de Granada y también muchos granadinos. Descansen en paz.

Pido un aplauso para ellos.

Gracias

“Cuando la antorcha pase a otras manos, a otros hombres, a otras generaciones, que se acuerden, si alguna vez sienten que les hierve la sangre iracunda y otra vez el genio español vuelve a enfurecerse con la intolerancia y con el odio y con el apetito de destrucción, que piensen en los muertos y que escuchen su lección: […] el mensaje de la patria eterna que dice a todos sus hijos: Paz, Piedad y Perdón”. Con estas palabras terminaba Manuel Azaña su famoso discurso el 18 de julio de 1938,  dos años justos después de que se iniciara nuestra desgraciada Guerra Civil.

Cuarenta años y 5 meses más tarde, TODOS los españoles, de TODAS las regiones, hoy Comunidades Autónomas,  firmaban con un compromiso duradero, un contrato civil elaborado DEMOCRÁTICAMENTE, por unos cuantos diputados, HOMBRES DE ESTADO,  que fueron capaces de poner al servicio de España su conocimiento político. Eran los padres de la Constitución Española, estos 7 hombres, estos “7 magníficos” fueron y son:

Por Unión de Centro Democrático (UCD):

  • D. Gabriel Cisneros Laborda
  • D. Miguel Herrero Rodríguez de Miñón.
  • D. José Pedro Pérez-Llorca Rodrigo.

Por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE):

  • D. Gregorio Peces-Barba Martínez.

Por el Partido Comunista de España (PCE):

  • D. Jordi Solé Tura.

Por Alianza Popular (AP)

  • D. Manuel Fraga Iribarne

Por Minoría Catalana (CDC, UDC, PSC-R, EDC y ERC):

  • Miquel Roca i Junyent (1940)

Estos hombres, no sin esfuerzo y algunos de los aquí presentes bien lo saben, y con el respaldo del Congreso y Senado, consiguieron algo que para todos los que vivimos intensamente aquellos días, nos parecía casi irrealizable: el consenso de los españoles en una empresa común: Hacer de España un auténtico Estado Democrático, en paz, aunque bien sabemos que con el sacrificio inocente de muchos españoles y de sus familias.

No voy a recordar los intentos de uno y otro lado para abortar este proyecto y que como todos sabemos fracasaron.

¿Cuál ha sido el motivo de este éxito, de esta obra que ha conseguido el período de paz más largo y fructífero de nuestra Historia?, uno, sencillo, aplicar el ESTADO DE DERECHO, APLICAR LA LEY, NUESTRA LEY.

El Club de la Constitución rinde en este Acto el reconocimiento, a ese espíritu de consenso, de responsabilidad política, en unos años en los que hacer política significaba sentido del deber, respeto a la ciudadanía y en muchas ocasiones además del sacrificio personal y familiar, el sacrifico económico.

Es este espíritu el que este FORO de SOCIEDAD CIVIL reclama y exige a los políticos actuales, pero no a todos, sólo a los MALOS POLÍTICOS, A LOS QUE HAN HECHO DE LA POLÍTICA SU MODO DE VIDA, un espacio para medrar y enriquecerse ilícitamente.

Nosotros no somos unos nostálgicos, aunque por nuestra edad podríamos. En absoluto. Los años de la Transición fueron muy difíciles, en lo social y en lo económico, y también este episodio tuvo sus sombras, pero la ilusión del pueblo Español por tener una auténtica Democracia e integración en Europa, superaba las dificultades para conseguirlo. Es esa ilusión y el sentido del deber que sí queremos se extienda y contamine a aquellos y a los propios ciudadanos.

Fernando De Meer, en su libro ‘La cuestión religiosa en las Cortes Constituyentes de la II República’, afirma: «Las Cortes Constituyentes, consecuencia de las elecciones de junio de 1977, formaban un Congreso de los Diputados y un Senado en el que ningún partido podía intentar la aprobación de una Constitución según sus ideas. Los grupos políticos forjaron un gran consenso nacional. Se elaboró una Constitución en la que ningún partido político que pudiera llegar a gobernar España encontrara ideas que supusieran la negación explícita de sus concepciones políticas».

Obviamente, 37 años más tarde no tenemos las mismas necesidades, no tenemos que elaborar una nueva Constitución, o al menos no deberíamos, pero curiosamente en estos momentos sufrimos una desestabilización en nuestra Unidad Institucional y Legalmente Constituida, precisamente por una Comunidad Autónoma, Cataluña, que en su momento apoyó por amplia mayoría, en contraposición a la minoría reciente, el texto de nuestra Carta Magna.

Pus bien entendemos que la respuesta es, apoyar esta Constitución, con el máximo rigor con la aplicación de LA LEY, DEL ESTADO DE DERECHO, que emana de  ella misma.

El próximo día 4 (por cierto, Santa Bárbara) se inicia una nueva CAMPAÑA ELECTORAL, previa a las ELECCIONES GENERALES, no olvidemos, no hagan que nuestros futuros representantes olviden esto.

Nuestra Constitución empieza con el siguiente Preámbulo:

La Nación española, deseando establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de cuantos la integran, en uso de su soberanía, proclama su voluntad de: Garantizar la convivencia democrática dentro de la Constitución y de las leyes conforme a un orden económico y social justo. Consolidar un Estado de Derecho que asegure el imperio de la ley como expresión de la voluntad popular.

Y en el Título Preliminar afirma:

2. La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del

Estado.

3. La forma política del Estado español es la Monarquía parlamentaria.

Claro, como el agua del nacimiento de un río. Un río que sin salir de su cauce, tiene vados, meandros, zonas de remanso y zonas de aguas bravas. El río se va adaptando al cauce, pero no se sale de él. Igual ocurre con cualquier obra humana hay que adaptarse, pero no desbordar el cauce. Eso es una catástrofe.

Hay que reformar la Constitución, parece evidente, pero no se debería rehacer una NUEVA CONSTITUCIÓN, no se debe salir del cauce que de ella emana como LEY.

Decía hace unos días Alfonso Guerra, en Almería:

La principal característica de la Constitución es que cierra una Guerra Civil, una dictadura y dos siglos de enfrentamiento, se puede decir que España empezó a andar hacia el frente en 1978”. CIERRA, UNA GUERRA CIVIL y sigue “rompe este sistema pendular, respondió a todas las inquietudes, no sólo a las de media España

UNE A ESPAÑA.

Y afirma “Hay que reformar la Constitución, sí. Pero ¿hay que reformarla porque muchos de los españoles de hoy no la votaron?. No. ¿Los Estados Unidos modifican o reforman su Constitución porque los actuales americanos no la votaron?. Obviamente no.

Y sigue: “Antes de reformar hemos de saber qué y para qué, reformar la Constitución”.

Hay que reformar, probablemente.

Algunas posibilidades:

El Título VIII.- Es probable que el  concepto de autonomía territorial necesite una revisión a la vista de la experiencia acumulada. Será necesario redefinir la financiación y solidaridad entre autonomías, pero ¿esto exige un cambio en el modelo de Estado? Creemos que no.

El Senado.–  ¿Cumple lo que le encomienda el artículo 69, como auténtica Cámara de representación territorial?.

El Tribunal Constitucional.–  Se ha tenido que aprobar una Ley que obligue a cumplir sus resoluciones y ¿es realmente independiente del poder político?.

El sistema electoral.- Creemos que aquí hay pleno acuerdo entre la ciudadanía. Pero ¿serán alguna vez los partidos valientes y abordarán su reforma?. ¿Qué es primero la reforma del sistema electoral o la reforma de la Constitución?.

Y estos  no son más que los aspectos evidentes o acuciantes que precisan cuando menos una adecuada discusión. Según se entienda.

El Club de la Constitución tiene como objetivo mantener vivo el espíritu de la transición democrática, así como estudiar y difundir los valores de la Constitución de 1978, valores presididos por los principios de democracia y respeto a los derechos y libertades individuales. Una Constitución que es susceptible de mejoras siempre que se alcancen por la vía del consenso exigido por los procedimientos en ella recogidos.

El Club de la Constitución es un foro de debate sobre cuestiones jurídico-políticas, sociales, económicas y culturales. Está dirigido por el diálogo, el pluralismo, el respeto recíproco de las diferentes posiciones políticas o de otra índole y la serena confrontación de ideas, tiene como finalidad primordial la de contribuir a la formación de criterio, la difusión de opinión crítica y la reflexión pública sobre nuestros intereses comunes más fundamentales, en los que deberíamos hallar la concordia más acá de las diferencias partidistas sobre la totalidad de los asuntos públicos.

Creemos por tanto que el Club de la Constitución es lugar de encuentro e intercambio de ideas desde la más absoluta libertad personal, sin apadrinamiento ni sectarismo alguno. Es libre y la única disciplina que lo preside es la de la honestidad en la defensa de las ideas expresadas, así como la de la utilización del razonamiento como único instrumento de convicción.

Es por ello en que creemos, y por lo que nos ofrecemos, por ser un lugar, neutro y virtual, que permite la libre confrontación de ideas y podemos posibilitar el consenso y porque tenemos vocación de servicio.

Voy terminando, desde hace unos años, este Foro, coincidiendo con este humilde acto reconoce la labor que personas o instituciones hacen por difundir los valores fundamentales de nuestra Constitución: LIBERTAD y DEMOCRACIA.

En la pasada edición correspondió a la SANIDAD MILITAR. Médicos, enfermeros, farmacéuticos, odontólogos, psicólogos y veterinarios, militares, sin cuyo esfuerzo y profesionalidad, no se podrían realizar las misiones que nuestra FFAA ejecutan. Y justamente es la labor de servicio de este cuerpo común del Ejército, quien unido al resto de cuerpos, siguen ofreciendo su vida y la pierden, para que nosotros aquí, podamos disfrutar de la libertad y de la democracia.  Muchos nos defienden en estos momentos de los ataques a nuestra forma de vida y a nuestra manera de ejercer la libertad y el respeto a los demás. Sirvan igualmente estas letras de homenaje  a nuestros hombres y mujeres que muy lejos de sus casas, de nuestras casas, nos sirven a todos los españoles.

Este año, es otra institución  cuyas armas son el estudio, el esfuerzo, el desarrollo intelectual y científico, pero sobre todo  ser sede en el que efectivamente desde hace siglos se cultiva y se enseña el libre pensamiento, el espíritu crítico y científico, y esa institución no es otra que la Universidad, y para nosotros la Universidad de Granada, nuestra Universidad, de la que muchos miembros de este Club somos parte activa, en la que ha recaído este sentido homenaje.

En el escrito remitido a la Sra. Rectora, con la resolución de la Junta Directiva, argumentábamos que la Universidad de Granada por su historia, labor y pluralidad de sus componentes, expresa el espíritu de la Constitución en su máximo nivel. Recordar y enumerar las miles de ocasiones en las que la Universidad ha sido motor de la lucha por la libertad y la democracia, es a todas luces innecesario. Pero es que además muchos de sus profesores y estudiantes dieron su vida por defender justamente los valores que encarnan nuestra Constitución, y permitan que recuerde al Prof. D. Salvador Vila Hernández, Rector en 1936. El Prof. Joaquín García Labella (Derecho político), Prof. José Palanco Romero (Historia) y alguien  para mí más cercano por ser yo heredero lejano de su manera de entender y atender a los niños granadinos. Referente de la Pediatría Social Española, el Prof. D Rafael García Duarte, Catedrático de Pediatría, Académico y fundador de la escuela pediátrica granadina. Si yo tuviera que escoger nombre para un hospital sin duda le daría el de esta gran servidor público.

Pero anteriormente he comentado que el Club se ofrecía a Granada como lugar virtual para el diálogo y confrontación de ideas, y afortunadamente para nosotros, aunque es cierto que no tenemos sede física, la Universidad y en especial las Facultades de Derecho, Medicina y hoy esta Escuela Superior, nos han ofrecido  el techo y cobijo para que nuestros principios fundacionales se desarrollen en todo lo que somos capaces.

Por todo ello entregamos a la Universidad de Granada, el máximo galardón que posee este foro cual es el de “Socio de Honor”.  Y en su nombre y en el de los Rectores que la han precedido va a recoger este reconocimiento la Profª Dª Pilar Aranda, Rectora de nuestra Universidad.

Le ruego se acerque para recibir nuestro humilde reconocimiento.

Muchas Gracias.